viernes, 18 de febrero de 2011

X


No sé si estoy de vuelta. Llevo semanas enferma, de forma intermitente, y por una cosa o por otra no me doy curado. Estoy tomando un complemento vitamínico todos los días, pero qué queréis que os diga, no sé si sirve para algo o no... aunque bueno, por intentarlo no pierdo nada.

Todos los días pienso en pasarme por el blog y saber como estáis, y todos los días, inmediatamente, reniego de ello. No me malinterpretéis: no reniego de vosotras, creo que sabéis que a todas os tengo cariño, pero no me siento fuerte ni capaz de pasarme por aquí tan seguido como antes. Supongo que no tengo que dar explicaciones, que ya lo entendéis bien. Que os ha pasado alguna que otra vez y que volver es muy duro. La cuestión es... ¿quiero volver? ¿para qué quiero volver? ¿que pretendo conseguir realmente con este blog?

Bien, me gustaría saberlo.

Espero que a vosotras os esté yendo mejor, no podré leer todas las entradas que me he perdido, pero intentaré ponerme al día si mi humor me lo permite. No prometo dejar comentarios en cada cosa que lea, pero sí prometo daros unos ojos que los lean, que se interesan por lo que les estáis contando. En el fondo, siempre estoy ahí.

Un beso.