miércoles, 26 de enero de 2011

Miedos extravagantes


Quizá a muchos os parezca un miedo extraño y retorcido, pero es cierto: me da un miedo terrible vomitar. Es una fobia que tengo desde hace años, no sé exactamente por qué, pero lo paso fatal cada vez que me doy cuenta de que algo me sentó mal y que acabaré con la cabeza en el wáter. Desde que lo descubro hasta que por fin vomito suelen pasar horas de mucho dolor de estómago y una completa incapacidad para provocarme el vómito, de la paranoia que me da. Es como si mi parte racional dijese "sí, échalo, que luego te encontrarás mejor" pero mi cuerpo tensase todos los músculos y cerrase el esófago, bloqueando la salida. Incluso cuando me dan las arcadas, mi cuerpo las bloquea, es una pasada.

La cuestión es que estos días algo me sentó mal y me dio uno de los peores chungos de mi vida (obviando el episodio de la intoxicación alimentaria). Me pasé toda la noche, después de haber pasado el calvario de horas y horas para conseguir vomitar un poco, yendo al baño a contrarreloj para no desmayarme por el camino. La mitad de veces tenía que bajarme del retrete casi a rastras y acostarme en el suelo del baño con las piernas hacia arriba, para ver si me subía la tensión y podía dejar de ver manchas negras por todas partes.

Ahora ya estoy bastante mejor, pero me pasé casi 48 hs. sin poder comer nada, a base de agua y dormir. Hoy conseguí comer algo de arroz blanco y bebí mucho Acuarius, con lo cual tengo un mejor aspecto y andar de la habitación al baño ya no hace que me fallen las piernas y tenga que acostarme en donde me cuadre.

Por otro lado, como dije en la entrada anterior, me cuesta volver al blog. He estado muy desconectada todas las Navidades y al volver fue como una hostia en toda la cara. No me había preocupado más que el mínimo por la comida esos días (únicamente prohibiéndome picar entre horas o beber refrescos con azúcar -a excepción de Red Bull-, mis básicos), y al volver y abrir un par de blogs no me sentí lo suficientemente fuerte para enfrentarme... a mí misma. Me sentí culpable, ni más ni menos, por no haber seguido a régimen, y eso que gracias a mi bendito metabolismo no subí de peso, comiendo con normalidad.

Creo que tener este blog es un arma de doble filo, que me levanta en algunos momentos y saca lo peor de mí en otros, dependiendo de para qué cosas. Lo que sí me queda claro es que al estar tan alejada de él me di cuenta de que el cuchillo está afilado y que tengo que tener cuidado de no cortarme.

De momento, confío en mí y en que si sigo mirando 20 veces antes de cruzar la calle, no me atropellará ningún desorden alimenticio.

11 comentarios:

  1. Tienes toda la razon, los blogs son un arma del doble filo, pero tu has decidido usar el tuyo para algo bueno, no para vomitar o ayunar, asi que no correras peligro, porque en ultima instancia la que eliges eres tu, por mucho que leas a niñas diciendo que llevan una semana a base de manzanas.
    Cuidate mucho, y gracias por tus consejos.

    ResponderEliminar
  2. Yo también tengo una fobia horrible a vomitar, me ha sorprendido que tu también :O... esas manchitas en la vista de colores horribles, que vienen acompañadas de un dolor de cabeza intenso y mareo... uff que horrible...
    cariños linda. Arma de doble filo? mmm para mi no, por lo menos.

    ResponderEliminar
  3. Sí es cierto, es un arma de doble filo, la enfermedad tiene movilidad propia y nunca sabemos cómo reaccionaremos ante las mismas situaciones. Por eso sería mejor dejar esto definitivamente, en tu lugar sólo entraría cuando me sienta completamente segura de que lo necesito y es para algo bueno o útil para mí.

    Cuidate mucho, besos :)

    ResponderEliminar
  4. Estás segura de que no te ha atropellado ya cariño?...

    Entiendo tu fobia, porque yo la tengo también. Y en mi periodo de anorexia solo conseguí vomitar una vez, a pesar de pasarme cada bendito día y cada bendita noche metiéndome los dedos hasta el estómago, llorando y muriéndome del ansía, no era capaz de echar nada. Como tú dices mi mente me decía "puedes" y mi cuerpo "no puedes".
    Pero qué quieres que te diga..mejor para nosotras!
    Yo si tuviera facilidad para vomitar, no se que hubiera sido de mí, así que agradezco muchísimo tener esa fobia, sea lo que sea.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Y otra cosa, te aconsejo que te alejes de blogs tipo "doy dietas, doy tips, pongo thinspo, os cuento lo que no como y lo bien que lo estoy haciendo, la anorexia y la bulimia son un estilo de vida y son lo mejor, etc". Yo lo he hecho, y me alegro, no digo que sean malas personas (aunque algunas lo son, y sobre todo, mentirosas, porque quien sufre esto no es capaz de decir "estoy orgullosa de estar enferma"), pero se que no a mi no me aportan nada, y creo que a tí tampoco, más que servir de imán para meterte aún más en esta mierda.
    Y sí, me gusta echarte la bronca, jaja, porque te aprecio, porque te entiendo, y porque me da una impotencia enorme no poder hacer nada.

    ResponderEliminar
  6. Que mal momento que has pasado linda, que bueno que estés mejor :)
    (yo también tengo un terror enorme a vomitar, y las veces que lo he hecho ha sido por presión de mi propio cuerpo)
    tienes razón en que el blog es un arma de doble filo, escribes lo que quieras, te desahogas, sabes que otras personas te apoyan, pero no importa que hagas porque estas metida en el mismo "círculo enfermo" y lo quieras o no, a veces te termina metiendo cada vez más adentro de lo que parece.

    Un beso linda, que estés bien :)

    ResponderEliminar
  7. yo tambien tengo fobia a vomitar, enserio hace tres años que no lo hago, de hecho nisiquiera lo intento que ya.. para que queremos más.
    No te sientas culpable por comer normal en este tiempo, además no has engordado, tienes buen metabolismo.. no lo jodas por querer adelgazar rapido, simplemente dieta ya que luego es muy difícil salir de esto.__.
    unbesito<3

    ResponderEliminar
  8. Cielo, he tenido que cambiar la url del blog por riesgo a que me lo descubra alguien que no quiero... ahora es:
    www.solamente-yo-seda.blogspot.com

    ResponderEliminar
  9. Dios! habia olvidado lo genial que me sienta leerte por que en ti veo reflejadas un poco de mis actitudes, tu forma de describirlo me hace sentir que estoy a tu lado en cada paso que das y me reconforta saber que no estamos solas en este camino

    Un beso nena hemosa, te extrañe mucho vainillita y espero que te mejores rapido que eso de seguro no sienta nada bien (wow el preimo a la observadora no. 1)

    Xoxo's

    ResponderEliminar
  10. Gracias por tu comentario.
    Yo también sufrí el abandono de mi padre, y no le he vuelto a recuperar. Se que el dolor no es tanto debido a los hombres que han pasado por mi vida como a ese único hombre con el que nunca supe relacionarme, comunicarme, al que nunca supe ver, y el que nunca me supo ver, el que me abandonó.
    Cada corta y tonta relación, cada hombre insignificante para mí que se da media vuelta, se convierte en mi padre, en el dolor que sentí la última vez que le ví.
    Lo duro no es que los hombres me dejen. Lo duro es revivir la sensación de abandono, sentirte tan diminuta que casi nadie te puede ver,y preguntarte ¿cuántas veces más?
    Pero tienes razón. Yo elijo que me veas como me ven. Insegura, tonta, inútil, insignificante. Yo elijo ser así, yo elijo al hombre capaz de verme así y le ato a mí para que cada día me reafirme mi despreciable personalidad inventada.
    Ahora lo veo todo demasiado negro; pronto saldrá la luz.
    Gracias por tu comprensión.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Lo importante es que te desahogues. Y si leer ciertas cosas te hacen daño, elimínalos de las cosas que tienes que leer.
    Me alegro de que estés mejor. Espero que pronto te recuperes del todo.
    Besos

    ResponderEliminar