domingo, 19 de septiembre de 2010

Catarsis






Catarsis
(Del gr. κάθαρσις, purga, purificación)
1. f. Entre los antiguos griegos, purificación ritual de personas o cosas afectadas de alguna impureza.


Sería erróneo decir que fumar me tranquiliza cuando estoy de muy mala leche; cuando estoy de tan mal humor como para encender un cigarrillo por ello, una tontería como ésa no es suficiente para tranquilizarme realmente. Sin embargo es un ritual que llevo a cabo siempre que puedo, desde hace unos años, desde que una noche mi padre, después de prometerme algo no lo cumplió y yo me fumé un pitillo a escondidas, fuera de mi casa, en medio de la soledad que puede haber en una parada de autobús en medio de la nada a las 3 o 4 de la noche.

No sé si es puramente psicológico o tiene que ver directamente con la nicotina o con el humo que me marea y adormece, pero si no consigo un pitillo en este estado me subo por las paredes. Y si lo consigo, lo enciendo y me lo acabo en unas pocas caladas, ansiosa y compulsiva como soy, desesperada porque esconda mis problemas. Lo cierto es que después, con suerte, consigo dormir, o sino al menos me he quitado el mono aunque no haya servido para nada.

Me figuro que habréis imaginado que en este momento me estoy fumando un pitillo mientras escribo esta entrada, así que estoy haciendo una doble catarsis. Por un lado, el hecho de escribir en este blog es una purificación en sí misma, por otro, al tener que teclear con las dos manos consumo el cigarrillo más lentamente.

Y he mencionado a mi padre antes no del todo superficialmente, pues he hablado de su promesa y su incumplimiento, cosa que durante mi vida he sufrido muchas veces. De pequeña, no había cosa que me doliera más que crearme las esperanzas de hacer algo, cualquier cosa, que él me prometiese y al día acordado no cumpliera. Me lo ha hecho muchas veces, y lo sigue haciendo, aunque menos, quizá porque no trato tanto con él como antes, pero es algo que creo jamás superaré y que me seguirá jodiendo hasta el fin de mis días (como la mayoría de mis traumas, que supongo tienen que ver con cosas que él haya hecho, o no hecho, o dicho, o etcétera).

No, esta vez no ha sido mi padre, ha sido mi novio. Él a veces también tiene esa costumbre, es un tío muy disperso y algunas veces se nos han cancelado planes porque le surgió otra cosa, se prolongó demasiado un trabajo porque quería acabarlo ese día, o porque alguien se presentó con otra cosa, o porque es muy tarde y te pongo una excusa porque en realidad no tengo ganas. Hoy me aseguró que iríamos a pasear, y a cenar un kebap, y al final se lió con otras historias y al principio se canceló sólo la cena, y después eran las 4 de la mañana y yo seguía esperando como una gilipollas para dar ese paseo.

Quizá todo el mundo lo hace, quizá soy la única obsesa de mierda que no aguanta una tontería por el estilo y le doy demasiada importancia porque soy una puta traumatizada de la vida, pero lo siento, simplemente no puedo soportarlo. No llevo nada bien las decepciones, no llevo nada bien que me aseguren que voy a tener algo y luego por cualquier estupidez de repente no lo tenga. Si no me lo vas a dar, no me lo prometas, no me hagas tener esperanzas, perder el tiempo, llorar de rabia, fumarme un pitillo que no sirve para nada.

No lo hagas, por favor. Me duele inmensamente.

7 comentarios:

  1. Hey, yo soy feliz con un cigarro y café diario :)

    Bueno con mi padre no cuento para nada, es un puto pendejo, que con sus palabras sólo logra que me auto-mutile, la verdad es que mi único apoyo es mi madre y por el trato que le da el progenitor siempre anda malhumorada, nisiquiera me puedo acercar a ella cuando pelea con él, ella era siempre la que prometía, prometió un departamento cerca a la ciduad donde viviriamos ella, mi hermano y yo, pero parece que no puede dejar al esposo. Esa promesa fue: Algún día seremos felices los 3, si claro, antes me imaginaba mi vida sin padre, sólo los 3 y moría porque un dia mi madre dijese: Se acabó.

    Eso me terminó de dañar porque sé que no la hará a menos que el muera y no sé cuando rayos pasará eso.

    ResponderEliminar
  2. Justo cuando he leído lo del primer cigarro, me he acordado de que yo empecé más o menos igual. Tenía una rabieta inmensa y encontré un paquete de tabaco por ahí, y es cierto, me mareé, pero se me quitó toda la ira de un golpe. Ahora mismo, no fumo, ni quiero. Lo de las decepciones, igual chica, siempre hay alguien regalando falsas promesas, hasta que al final no se sostienen y caen . Escribe, si eso te ayuda a pensar, a relajarte o simplemente porque te apetece, a mí me ayuda más que otra cosa en el mundo.

    ResponderEliminar
  3. No creo que seas una obsesa por eso. Yo creo que a todo el mundo nos duele que nos prometan algo y que no se cumpla, sobretodo si lo estas esperando con ilusion. Yo tambien odio que me cancelen los planes. Yo tambien siento la necesidad de fumar a veces, es como si sirviera de tranquilizante, como si durante esos escasos minutos que te dura el cigarro todo desapareciera, los problemas no existieran y estuvieses en una realidad paralela. (Si! estoy hablando de tabaco, no porros!!! xDDD)

    Respecto a tu comentario, soy consciente que no tengo sobrepeso, pero me es imposible no considerarme gorda, o lo que es mejor, me es imposible no intentar ser menos gorda. Y todo esto va unido a la poca autoestima que tengo :)
    En fin! que es todo genial... u_ú

    Mil besooos!

    ResponderEliminar
  4. Creo que me siento identificada de arriba abajo con tu entrada de hoy... No me voy a poner a contarte mi vida, porque creo que suficiente haces con leer mi blog, pero no estás sola en esto, en serio, a mi me pasa exactamente lo mismo.
    De hecho hoy me he pasado la tarde entera jugando al SIMS porque dos cosas que tenian que pasar no han sucedido, y cuando mi novio después de decirme que venía al terminar de cenar me ha llamado para decirme que nos vemos mañana ya ha sido como pfffffff...

    Tu ya me entiendes.

    Un beso enorme princesa. Y gracias por todo.

    ResponderEliminar
  5. A veces, navegando por este océano virtual, te encuentras entradas como esta que parecen describir episodios completos de tu vida...Dices entonces, joer, me creía mal, me creía traumatizada...sin emabrgo resulta que no lo eres, que no lo estás. El principal problema es la dependencia, nos enganchamos al tabaco, a las personas, a sus "cosas"...No eres la única obsesa...

    ResponderEliminar
  6. Hola bello blogg, bonita entrada, te encontré en un blogg común, si te gusta la poesía te invito al mio,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    muchas gracias, buen día, besos.

    ResponderEliminar
  7. Mi papá es igual, mis papás la verdad, lo único que he aprendido de ellos es a desilucionarme y como leccion saco al limpio que nunca, ni aunque me juren, prometan y vuelvan a jurar que algo va a pasar, me tengo qe hacer ilusiones (y vaya que cuesta).
    Esto no te convierte en una obsesa o sera que yo no conozco gente a la que no le afecte que le rompan una promesa, por más sencilla que sea.

    ResponderEliminar