sábado, 4 de septiembre de 2010

Caminos




Estoy sentada delante del ordenador, pero no veo bien: me pican los ojos, son como dos pelotas de ping pong salpicadas de venitas rojas y húmedas de lágrimas. A mi izquierda, se quedó abierto el libro de Psicología que intentaba estudiar. Parece como si me hablara, se riera de mí y me preguntase por qué no lo estoy leyendo si el examen es dentro de unas horas. Me llama fracasada, inútil y absurda, todo eso y más, un puto libro de mierda.

Acabo de tener una de esas iluminaciones, después de semanas sin poder sentarme a estudiar, por una cosa o por otra, y a pocas horas de tener que correr a coger el trenecito que me llevará a la gillotina de septiembre. Quizá porque de repente ninguna sección de la Uned quiere funcionar para mí y dejarme entrar a los foros de consulta de las asignaturas, siquiera enseñarme el estado de mi matrícula o mis datos personales, o porque se han acumulado MUCHAS putadas de este tipo en los últimos dos años que llevo intentando sacarme el primer año de carrera sin éxito, por falta de dinero, por falta de la puta beca, por falta de suerte, por exceso de caras duras.

No sé por qué, o sí, pero el caso es que de repente me he parado y me he dicho: ¿realmente quieres estudiar?

Me gusta mucho la carrera en el sentido de que me parece interesante, pero ¿realmente he sido hecha para esto? Sé hacer muchas otras cosas, mis favoritas son dibujar y escribir, y me empeño en estudiar esta carrera porque sí, porque me entretiene un poco, cuando ni siquiera pienso dedicarme a ser psicóloga en el futuro. Lo hago por inercia, por orgullo, por ese yo qué sé que me dice "sigue, sigue, aunque todo esté en tu contra, sigue"... pero la verdad es que estoy luchando por algo que ni siquiera sé si quiero tener.

Me siento fatal por haber perdido el tiempo, me siento la peor mierda por tener 20 años y no saber cómo empezar mi vida. Me acuerdo del yonqui que vino a casa hace como un año y me dijo, después de que le diera un euro por un calendario, que la asignatura más difícil de cursar era la vida... obviamente le di la razón, y esa reflexión no cambió mi vida porque supongo que me resultaba evidente, pero ahora que pienso en todas estas cosas no puedo evitar acordarme del yonqui en rehabilitación y sonreír por dentro.

Creo que acabo de decidir que no me voy a matricular este año, aunque "todo el mundo lo haga", porque yo no soy todo el mundo y no tengo por qué estudiar en este momento, esta carrera. Porque me puedo dedicar a algo que me ayude en lugar de darme tantos disgustos, porque ¿quién dice cómo tengo yo que buscarme la vida? Si al final todo el mundo tiene su carrera y después los ves, según su suerte o su enchufe, de cajera en un supermercado o trabajando para su papi cobrando 2000 euros al mes siendo auxiliar de enfermería.

La vida está para vivirla, si me cuadra para estudiar, si no, a coger otro desvío. Que los caminos del Señor son inescrutables, dicen, y aunque yo no creo en el Señor, sí creo en los Caminos.

7 comentarios:

  1. Pues si, tienes toda la razón. No te compliques la vida queriendo seguir al rebaño, ¿para qué?, si eso te hiciese sentir bien, pues todavía. Haz lo que pidan las tripas e intenta disfrutarlo.

    ResponderEliminar
  2. Debo decir que me pareció increíble lo similares que somos (yo adoro escribir, amaba dibujar en una época y también quise hacer psicología- supongo que esas carreras tienen mucho en común).. Es bueno a tus 20 años te detengas a pensar y querer resolver qué querés realmente. Yo me tardé bastante más y recién ahora me estoy encaminando, pero si vos podés ahora decidir qué querés y que sea para vos, no para los demás, me parece genial. Ese es uno de nuestros problemas y otro punto que hallé en común: TODO lo hacemos para los demás y después de todo es con nosotras mismas con quienes tenemos que convivir toda la vida.

    Espero que encuentres y te decidas por lo que te gusta,
    besos :)

    ResponderEliminar
  3. Me sigo sintiendo muy identificada contigo, y se me ha quedado grabada la última frase, y la del yonqui, también, seguro que era un buen tío!
    Yo estoy estudiando Pedagogía, y el año pasado quise empezar Psicologia también, por la UNED! Lo cierto es que me emocioné mucho porque Psicologia ha sido lo que siempre he querido hacer, pero no pude entrar por nota, y acabé en Pedagogía, que es preciosa también.
    Cuando empezé Psic. también me sentí igual que tú en época de exámenes, porque no fui capaz de abrir los libros, yo hablaba con ellos, ellos conmigo, y así de loca me volví. En mi caso, no puedo decir que es por falta de interés o vocación, sino porque caí en una especie de depresión y me dí cuenta tarde. En tu caso, no te conozco lo suficiente para saber tus razones, pero sí puedo decirte que me sentí como tú, que tal vez lo mío no era estudiar, pero lo único que hice fue disfrazar mis verdaderos motivos (inseguridad, falta de confianza en mí misma, miedo a fracasar, etc) de incapacidades. Y capacidad, tenemos todo, solo es cuestión de esforzarnos para que nos de resultados.
    No te voy a decir que dejes de estudiar sí es lo que te gusta, porque quién se lo curra, no tiene porque acaba de cajero/a en un supermercado. Yo he aprendido a tener un poco más de confianza en mi futuro y voy a seguir estudiando durante muchos años más para formarme, aunque a veces me vuelva a sentir como una incompetente. Pero esforzándome mucho, consigo cambiar el chip, sacar buenas notas (generalmente en septiembre) , , pero al fin y al cabo, ahí están los resultados, y eso me llevará a alguna parte. Quién siembra, recoge, amiga. Si no es lo que te gusta, cambia de carrera. Y si dejas de estudiar, dejalo. Pero que no sea por falta de confianza, sino de interés, porque realmente no te llena ni te apetece. Tienes 20 años? Hay gente en mi carrera con 50 o más que siguen estudiando. Nunca va a ser desperdiciar el tiempo, ya sea porque quieres un buen trabajo o simplemente, estudiar por amor al arte.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Princesa, me acaba de encantar tu entrada, yo también estoy en una crisis parecida (tengo 21 años, he estudiado fotografía 3 años para darme cuenta de que no iba a llegar a nada con ello, que solo estaba haciendo algo por hobbie) y ahora soy camarera. Lo bueno? He encontrado algo que, aunque es difícil, si tengo suerte me puede dar dinero: La música.
    Aún así, el saber no ocupa lugar, pero si en este momento solo te da quebraderos de cabeza, haz otra cosa, cada cosa tiene su momento!
    Y tienes que vivir la vida como tu quieras vivirla, no como todo el mundo.

    De verdad, ojalá encontrase más post como el tuyo cada día, o personas que cara a cara me contasen esto. Demuestra valentía y madurez.


    Gracias por los ánimos que me has dado en mi blog.

    Un beso, y suerte!

    ResponderEliminar
  5. hoy no me encuentro muy bien querida amiga, pero quería visitarte, si te digo la verdad a mí me encantaría que siguieras estudiando, pero según lo que explicas (lo haces muy bien) igual sí es verdad que necesitas un parón.

    se lo he dicho a alguna seguidora en su blog, no sé si a ti, pero yo tuve que dejar la facultad en tercero, eran tiempos difíciles y tenía que ayudar en casa, por eso es normal que te diga que sigas estudiando, por la tristeza de que yo no pude hacerlo.

    pero eres muy joven y lo puedes retomar, explora si quieres, a veces la verdadera vocación está donde menos la esperamos.

    te deseo mucha suerte en la búsqueda amiga mía,

    ResponderEliminar
  6. gracias chiquitina, has conseguido algo que necesitaba hace mucho tiempo, tenía todo en el pecho y me ahogaba porque no podía sacarlo, llegué a sentirme solo ayer y me fui a la cama sin hablar con nadie, mi hijo pequeño me preguntó si me pasaba algo y le dije que nada, pero sí me pasaba.

    hoy prácticamente no he hablado con nadie en todo el día, solo deseaba escribir, envolverme en mi tristeza y darle vueltas a mi propia inseguridad, pero he leído tu mensaje y me he puesto a llorar, hace más de tres años que solo lloraba con las películas y me has hecho sentirme mejor, te lo agradezco princesa, no lo olvidaré jamás, has tenido un detalle muy bonito y me has devuelto la ilusión.

    tras las lágrimas me da igual lo que piensen o dejen de pensar, porque sé que hay gente que entiende mi loco corazón, además yo ya lo he dicho mil veces: yo no valgo nada, soy un hombre vulgar, pero mi alma es un millón de veces mejor que yo, Dios se debió de equivocar al dármela.

    ResponderEliminar
  7. Yo tambien he dado mil vueltas a que quiero hacer con mi vida.
    Hace tres años tuve que tomar una decision. Me dio miedo y me equivoque. Ahora me arrepiento demasiado.
    Ojala no te pase a ti, haz lo que tu quieras hacer.
    MIl besoos

    ResponderEliminar