lunes, 28 de junio de 2010

Aires




Hay tantas cosas en la vida que nos gustaría ser... tantas, que no conseguimos acordarnos de la mayoría de ellas, y el resto procuramos olvidarlas porque aún no somos lo suficientemente buenas.

Sé que de pequeña soñaba con ser dibujante, actriz, escritora, médico, veterinaria, bailarina, cantante o modelo; de ser posible, todas esas cosas a la vez. Uno nunca se queda corto a la hora de soñar, pero sí a la de actuar, y muchas veces vuelve la vista atrás para darse cuenta de que en el camino se ha dejado casi todo a medias.

De repente nos preguntamos a dónde se habrá ido esa fuerza de voluntad que teníamos ayer para realizar nuestras aspiraciones, mañana llega sin que estemos preparados y procuramos dejarlo siempre para otro día. Consideramos, posponemos, rechazamos. Nos rendimos antes de empezar y acabamos echando una montaña de polvo mágico de sobriedad sobre todas esas fantasías sin sentido.

Sin embargo, de vez en cuando el duende se despierta dentro de nosotros. Lentamente abre los ojos y espía el mundo con rencor añejo. Al principio no lo notas, pero comienza a escarbar y a morder desde adentro hasta que es muy tarde y toma las riendas de tu vida. Se queja, con razón, de que te has dedicado a cumplir con los deseos de otros, a preocuparte por cosas que nunca antes te habían interesado lo más mínimo, a comprometerte, a pisotearte, a dejarte llevar.

Un día te levantas deprimida, otro día quieres volver a dibujar, al siguiente escribes dos párrafos, los borras y te piensas. Esa noche te arreglas para dar una vuelta, decides ponerte a dieta de inmediato, el ciclo vuelve a comenzar. Quizá no sea demasiado tarde para retomar esos proyectos olvidados y empezar otros nuevos., todas esas cosas que nunca te atreviste a probar están ahí esperando que las toques.

Oh, sí, somos una chica nueva.

2 comentarios:

  1. Me ha emocionado tu entrada. Por un lado x lo bien escrita q está xo tb xq hay tanta nostalgia en ella... (x tu parte y cnd la leo tb x la mía...)

    Si, estoy mejor, gracias!!Hoy escribiré en el blog. Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que me sorprendo a mi misma leyendo estos blogs, pienso: esto no va conmigo....Y aquí me encuentro leyendo tu blog de principio a fin, y ¿Cuál es mi sorpresa? Que me encuentro tremendamente reflejada en cada palabra que escribes, en cada pensamiento que narras...y en cierta manera me aterra, porque nunca he penasado que lo que me pasa por la cabeza fuera algo que roza lo patológico, y eso es jugar con fuego...Y como suele decirse quien juega con fuego termina quemándose, espero no sea nuestro caso.
    Por otro lado no te imaginas lo mucho que nos parecemos, leyendo tu entrada pensé: esta chica tiene que ser géminis, parace que somos muy emprendedores pero que nos ahogamos por el camino, y encima luego nos sentimos fatal porque miramos atrás y vemos que no somos capaces de terminar ninguno de los proyectos que habíamos comenzado.
    Mira, yo también estoy algo obsesionada con el tema del peso, en un principio me dije, hasta los 53kg, y ahora me digo, hasta los 50. Mido lo mismo que tú, estudio medicina, y nuestro peso mínimo saludable es de 50,4...si llegamos a ese peso 50-50,4 no podemos seguir bajando, porque estaríamos jugando con nuestra vida ¿quieres eso? La perfección no radica en lo delgadas que estemos, no podemos dejar que nuestra autoestima esté únicamente ligada al peso, a una imagen!! No es sano, porque no se tú, pero yo me paso el día contando calorías y pesándome, y me impide concentrarme en lo verdaderamente importante, la vida: tu carrera, tu trabajo, tu familia, tus amigos, tu novio...Es triste que tengas que planificar tu dieta semanal porque el viernes quedes para comer con unas amigas, o porque el sábado vayas con tu novio al cine...no es sano. Lo que tenemos que trabajar no son los kilos, te animo a que consigas tu meta, pero con cabeza, y siempre y cuando de ahí no bajes, porque pondrias en peligro tu salud. Quiérete, piensa en las cosas buenas que hay a tu alrededor, busca un incentivo, haz aquellas actividades que dejaste olvidadas y te gustaría retomar, cultívate, busca una carrera un módulo, un fp que vaya contigo y a por ello, pon en orden tu vida, pasito a pasito, meta a meta, preocúpate y ocúpate de otras cosas, sólo así evitarás obsesionarte tanto, se de lo que hablo créeme.
    Me mantendré en contacto contigo, siempre que tu quieras claro.
    Espero que te hayan servido mis palabras tanto como a mí las tuyas.
    Cuídate mucho!
    Un abrazo

    ResponderEliminar